Comunicado difundido a raíz de la censura padecida en la Fira Literal 2021, donde se canceló el acto previsto en torno al libro "Covid-19. La respuesta autoritaria y la estrategida del miedo".

No podrán mentir eternamente. De­berán responder, antes o después, a la razón con la razón, a las ideas con las ideas, al sentimiento con el sentimiento. Y enton­ces callarán: su castillo de chantajes, de mentiras y de violencias se desmoronará.

Pier Paolo Pasolini, Las bellas banderas, vol. I (Ed. El Salmón, 2019)

El sábado 22 de mayo estaba prevista la presentación del libro Covid-19. La respuesta autoritaria y la estrategia del miedo, a las 18:00, en el Ateneu L’Harmonia, dentro de la programación de la Fira Literal 2021, según lo acordado con los editores el 18 de marzo anterior. El acto fue cancelado por la Fira Literal, hecho comunicado a los editores a las 21:00 del viernes 21 de mayo. En el presente comunicado, queremos explicar lo sucedido durante este fin de semana.

  1. A las 21:00 del viernes 21 de mayo, nos comunican por teléfono que se suspende el acto. Salvador Cobo, editor de Ed. El Salmón, recibe una llamada de Carlota, de la organización de la Fira Literal, para hacernos saber que no se va a celebrar la presentación del libro arriba citado. Lo que sigue es la paráfrasis de esta conversación.

  Entre numerosas disculpas, primero nos explican que este año, debido a las restricciones y normativas sanitarias acordadas por los gobiernos central y autonómico, ha resultado complicado conseguir que la administración autorice la celebración de esta edición de la Fira. Por tanto, temen que la presentación de nuestro libro pueda derivar en problemas para futuras ediciones. Cuando les preguntamos si el «festival de libros e ideas radicales» teme hipotéticas trabas y represalias por parte de las autoridades a causa de un coloquio de treinta minutos sobre un libro, manifiestan que, además, no comparten el contenido del mismo, y no se sienten cómodas albergando un debate sobre él, y que de no ser así sí lo defenderían a capa y espada ante tales posibles coyunturas.

  Sobre las 21:30, telefonean a José R. Loayssa, médico navarro coautor del libro y encargado de la presentación, para informarle de la cancelación del acto. Loayssa, que ya había viajado a Barcelona, pide una reunión con la organización de Literal, y se le cita a partir de las diez de la mañana del sábado.

  1. A las 21:45 del viernes 21 de mayo, la cuenta oficial de Twitter de la Fira Literal publica un tuit para informar de la cancelación del acto.

  En el mismo, puede leerse: «Avisados por diversos periodistas y miembros de la comunidad médica, hemos procedido a anular una de las presentaciones de libros para mañana. La situación es muy grave como para alimentar discursos ambiguos sobre la pandemia de la Covid-19». Hasta el momento, primeras horas de la mañana del 27 de mayo, es la única comunicación oficial realizada por la Fira Literal sobre estos hechos.

  1. Hacia las 11:00 del sábado 22 de mayo, nos reunimos Salvador Cobo y Peri Martínez, editores de Ed. El Salmón, y José R. Loayssa, coautor del libro, con Simón Vázquez, en representación de la Fira Literal. La Fira dice sentir cancelar el acto, pero aducen haberse visto obligados a ello debido a lo que se afirma en el libro. Los editores preguntamos en primer lugar si algún miembro de la Fira Literal ha leído el libro; la respuesta es que no. Preguntamos entonces en base a qué cancelan el acto, si no han leído el libro.

  Se nos dice que se han basado en varios fragmentos del libro que «les han pasado». Loayssa pide conocer cuáles son dichos extractos y discutir sobre ellos. Simón Vázquez saca su teléfono móvil y lee algunas citas del libro. Loayssa trata de explicar y ahondar en dichos fragmentos, pero el responsable de Literal dice no desear entrar en un debate sobre los mismos.

  Los editores pedimos saber si la decisión de Literal ha sido unánime, y se nos contesta que sí.

  Dado que la única declaración pública de Literal es el tuit arriba citado, los editores pedimos saber quiénes son esos «periodistas y miembros de la comunidad médica», obviamente con el único fin de conocer los motivos que les llevan a «avisar» a Literal para instar a la cancelación del acto, y brindar así a los autores la posibilidad de una réplica. No nos explican quiénes serían esas personas.

  Preguntamos asimismo si el encargado de moderar el acto, el periodista Víctor Yustres, les ha comunicado alguna opinión (ya fuera positiva o negativa) sobre el libro y sobre la idoneidad de mantener el acto. No obtenemos respuesta.

  Loayssa pregunta al representante de Literal cuáles son los discursos «ambiguos» que contiene el libro (o los fragmentos que ha citado), dado que así enunciado, se arroja un halo de sospecha y calumnia sobre los autores, insultándolos. Simón Vázquez niega que se insulte a los autores, ni que la cancelación de la presentación pueda calificarse como censura: Literal no se opone ―explican― a que el libro se venda en la feria, o a que se presente en otros espacios.

  Por último, tanto los editores como el autor hacemos ver nuestro estupor e indignación ante la actuación de Literal, le comunicamos nuestra intención de imprimir un pequeño folleto y un cartel denunciando lo sucedido ―ante lo cual dice no tener pegas― y manifestamos nuestra voluntad de celebrar un coloquio-debate privado en el recinto de la feria. Simón Vázquez replica que no se pueden programar actos al margen de la programación oficial, pero afirma no ser policía como para impedir «conversaciones privadas».

  1. A las 18:00, José R. Loayssa comienza a hablar ante una decena de personas frente al stand de Ed. El Salmón en la Fira Literal. Instantes después, y con el fin de no dificultar el tránsito en la zona de paso entre los distintos stands, optamos por situarnos en una zona más despejada a pocos metros.

  Transcurridos un par de minutos llega una persona de la organización de la Fira Literal, Carlota. Nos comunica que no podemos estar ahí y nos insta a salir fuera del recinto. Los editores aducimos que se trata de un encuentro de carácter privado, con la debida «distancia de seguridad» y uso de mascarillas en observancia de las normas fijadas por las autoridades. La representante de Literal reitera que no podemos programar ningún acto al margen de la feria, y nos avisa que no se moverá de ahí hasta que nos vayamos. Con el fin de no provocar males mayores y evitar un conflicto, los editores y el autor proponemos a los congregados desplazarnos pocos metros más allá, en un punto ya fuera del recinto donde se celebra la feria. Allí, durante treinta minutos y ante una veintena de personas, José R. Loayssa explica las tesis principales defendidas en el libro.

  1. Durante el resto del sábado, así como a lo largo del domingo 23 de mayo, la Fira transcurre sin ningún incidente. Los editores repartimos la octavilla donde se da cuenta de ―a nuestro juicio― la censura padecida por la Fira Literal, explicando a toda persona interesada lo que ha sucedido; de manera abrumadoramente mayoritaria recabamos reacciones que oscilan entre la estupefacción y la solidaridad. Asimismo, diversos individuos y entidades hacen público su apoyo a Ed. El Salmón y a los autores del libro. Desde Argentina, el medio La Izquierda Diario publica un artículo de Ariel Petruccelli, coautor del libro, denunciando la censura sufrida en Literal. (Aquí)

  El domingo, a las 21:00, concluye la VII edición de la Fira Literal de libros e ideas radicales.

  1. Durante el domingo, Simón Vázquez, editor de Tigre de Paper y miembro del equipo de la Fira Literal —con quien nos habíamos reunido editores y autor la mañana del sábado—, publica varios mensajes en su cuenta personal de Twitter donde afirma lo siguiente.

  «A veces el quién es tan o más importante que el qué. Un colectivo ambiguo ante las medidas de prevención de la covid-19 ataca a un medio de comunicación de izquierdas prestigioso y a una feria del libro. Es defendido por blogs frikis y sectas trotskistas». (Aquí. Se alude además al acto de censura padecido por los autores en El Salto Diario, como explicábamos aquí).

  «Compañeros, no ha habido acto alguno de censura. Se ha vendido el libro durante toda la feria y han repartido centenares de octavillas mintiendo y se ha permitido porque la feria permite la libertad de expresión pero no participará de actos que promueven la duda sobre las medidas sanitarias». (Aquí, en respuesta a un mensaje del Observatori del Sistema Penal i els Drets Humans).

  «Bueno, ya estoy harto. Han estado todo el fin de semana difamando sobre la Literal, y, sí, su libro quiere generar incertidumbres sobre las medidas sanitarias. Os dejo alguna de las mejores perlas; hay más, son más de 400 páginas. El negacionismo no es una opinión, es un crimen». «Se ha tenido que aguantar difamaciones y prácticamente insultos. Ataques a las compañeras, malas formas y carteles contra la organización. Basta ya». (Aquí)

  Este último mensaje viene acompañado de cuatro fotografías con los fragmentos del libro subrayados que, un día antes, nos había citado durante la reunión mantenida.

  Desde Ed. El Salmón consideramos muy graves estas acusaciones. En ningún momento se han vertido mentiras, difamaciones ni insultos, ni se ha atacado ni actuado con malas formas contra la organización ni contra ninguno de sus miembros. Antes bien, el trato por nuestra parte ha sido en todo momento correcto y educado durante el discurrir de la feria. Los editores nos hemos limitado a repartir la octavilla con el comunicado urgente redactado la madrugada del viernes (disponible en este enlace), y a pegar un cartel donde reproducimos: 1) la foto del acto cancelado; 2) el tuit publicado por Literal el viernes por la noche; 3) Y dos frases: «¿Censura en la Fira Literal?», y «¿Quién teme la difusión y debate sobre libros e ideas radicales?». (Puede verse el cartel en este enlace).

  Consideramos asimismo lamentable el halo de duda arrojado al aludir a la «ambigüedad» del «colectivo» responsable del libro. Ediciones El Salmón es un proyecto libertario que, desde 2008, publica ensayos críticos de autores de una tradición hereje de la izquierda como Pasolini, Orwell, Macdonald o Simon Leys. Además, durante nuestra trayectoria no hemos vacilado en apoyar públicamente causas incómodas cuando estaban en juego derechos fundamentales, como en el caso de la represión hacia la lucha contra el Tren de Alta Velocidad (aquí) o en la detención de los titiriteros acusados de terrorismo (aquí). También es indignante el descrédito que se lanza sobre las tres personas que están detrás del libro, cuyas trayectorias personal y profesional, comprometidas con los valores de la izquierda, están fuera de toda duda.

  El colmo en la gravedad de todo este asunto figura en el ataque final: «El negacionismo no es una opinión, es un crimen». ¿Está llamando criminales a los editores y a los autores del libro?

Recapitulemos.

  1. La Fira Literal comunica el viernes 21 a las 21:00 a editores y al autor conferenciante que se cancela el acto de presentación de Covid-19. La respuesta autoritaria y la estrategia del miedo, prevista para el sábado 22 a las 18:00.
  2. La Fira Literal reconoce no haber leído el libro, y afirma basar su decisión de suspender el acto en cuatro fragmentos que alguien les ha pasado.
  3. La Fira Literal no explica quiénes son los «periodistas y miembros de la comunidad médica» que les «avisan» recomendando que no se celebre el acto.
  4. La Fira Literal nos impide mantener un coloquio privado dentro del recinto ferial, obligándonos a celebrarlo fuera del mismo.
  5. Un miembro del equipo de la Fira Literal denuncia la difamación, insultos, ataques y malas formas (¿por parte de los editores? ¿del autor del libro?…) hacia la Fira Literal, adscribe las tesis del libro al negacionismo (¿?) y afirma que no constituyen una opinión, sino un crimen.

Ante la gravedad de los hechos ocurridos: la cancelación del acto, la prohibición de mantener un coloquio al margen de la programación, las graves acusaciones de un miembro de la organización de la feria; la difamación injustificada y preocupante sobre los y las autoras del libro; y ante el silencio por parte de la propia Fira Literal, reclamamos a la organización que responda públicamente a las siguientes preguntas:

  1. ¿Quién ha promovido la cancelación de la presentación del libro Covid-19. La respuesta autoritaria y la estrategia del miedo («diversos periodistas y miembros de la comunidad médica»…)?
  2. ¿Tiene la Fira Literal la voluntad de redactar por escrito, amplia y detalladamente, una refutación de las «ambigüedades» contenidas en el libro, y/o de los cuatro fragmentos utilizados como base para suspender el acto?
  3. ¿Representan los tuits de Simón Vázquez la opinión oficial de la Fira Literal? De no ser así, ¿piensa desmarcarse de su contenido, y/o instar al susodicho a una rectificación y disculpas públicas?

Por la libertad de expresión.
Por la difusión de libros e ideas radicales.
Contra la censura.
Contra el pensamiento único.

Ediciones El Salmón, 27 de mayo de 2021

Cerrar menú
×
×

Carrito